EVERETT PROJECT @2017 - INNOVATION IS COMING

Cultura, Deporte y Empresa

LA CULTURA, EL DEPORTE Y SU RELACIÓN CON LA EMPRESA    

La cultura es reflejo de la sociedad, un conector social, un factor de evolución a través de los límites y un elemento de influencia y aspiracionalidad.

Así comenzaba Eduardo Lazcano sus 21 minutos de inspiración en el EVERETT sobre “sport&business”.

Esta frase refleja exactamente lo que pretenden ser las marcas, aquellas que nacieron como elementos culturales, como producto de la sociedad.

Como experto en marketing y comunicación entre otras áreas, asume que los ejecutivos han matado el proceso de comunicación llevando a las marcas al imperio de lo racional, haciendo que siguieran un patrón de comportamiento diferente a de su adn.

Como dice Daniel Solana, las marcas padecen Pseudología Fantástica lo que hace que se alejen de su adn con las consecuencias negativas que esto tiene para las mismas.

Seguía Eduardo comentando que durante la revolución industrial las materias técnicas, las ciencias exactas, las matemáticas… adquirieron un papel relevante en la sociedad, una sociedad que dejaba de lado las humanidades. Para compensar este desinterés se crearon las ayudas públicas con el objetivo de seguir manteniéndolas vivas y estas se acostumbraron a vivir de subvenciones, lo mismo que hoy está pasando con el deporte, muchos siguen viviendo gracias a estas ayudas pero no se trabaja en buscar un modelo que sea rentable por si mismo.

¿Qué pasó con el arte cuando llegó la crisis? Que vivir en esa “incubadora” debilitó su musculatura y de repente se encontraron en una situación en la que no se manejaban bien y comenzaron a sectorizarse, a poner barreras de forma inconsciente provocando su separación de la realidad social. Y esto es justo lo que le esta ocurriendo al deporte, estamos siguiendo el mismo camino que siguió el arte.

En el deporte podemos aprender de los errores que ya han cometido para no sufrir las consecuencias que estos sufrieron.

¿Qué podemos hacer ante esta situación?

Volver a recuperar nuestra esencia, nuestros valores, recuperar nuestro adn.

¿Cómo podemos evitar esta situación en nuestra relación la empresa?

Respetando la diversidad empresarial para entendernos con ella.

Conociendo su mundo y mostrándoles el nuestro para conocernos mutuamente.

Creando un ecosistema, vamos a dejar de sacar creatividad a los proyectos y vamos a sacar proyectos de la creatividad.

En el deporte somos cautivos del negocio, el negocio entró muy pronto en nuestro mundo y ahora nos está costando abandonarlo.

Debemos dejar a un lado el negocio, recuperar nuestros valores y volver a competir en el mercado bajo nuestro adn.

Sin duda, una gran idea y una gran visión que nos transmitió Eduardo con un gran valor para todos los que formamos el mundo del deporte.